Algunas Condiciones del Discipulado

6 07 2007

Creo que mucho se habla en todos lados de la Gracia, del pecado, del perdón, y de muchas cosas pero a lo mejor perdemos de vista lo que debe de “reunir”, por así decirlo un cristiano. A veces creo que lo intentamos resumir en solo 2 cosas: fe y dejar de pecar.

Y creo, o estoy seguro, que eso sólo debe de ser el principio o que eso debe de dar otro fruto. Aquí expongo algo de lo que creo debiéramos reunir todos los que nos llamamos cristianos.

Y es que el verdadero cristianismo consiste en una entrega absoluta a Jesús. El Salvador nunca ha buscado personas que le dediquen sus tardes libres, sus fines de semana o sus años de jubilados. El busca personas que le den el primer lugar en sus vidas.

Jesús planteó exigencias rigurosas a los que iban a ser sus discípulos, demandas que han sido totalmente olvidadas en estos días de vida más que nada materialista o de “prosperidad”. Con mucha frecuencia se ve a personas que consideran el cristianismo o que se acercan a Jesús como un escape del infierno y una garantía de llegar al cielo. Aún más, se piensa que tenemos perfecto derecho a disfrutar de la mejor vida.

Es común aceptar que los soldados vayan y arriesguen su vida en Irak. No es extraño que los hombres pongan sus vidas en la política. Pero que la característica de la vida de un seguidor de Cristo sea “sangre, sudor y lágrimas”, nos parece remoto o difícil de asimilar.

Condiciones escriturales de Cristo:

1. Un amor supremo por Jesucristo

“Si alguno viene en pos de mi, y no aborrece a su padre, y a madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo” Lucas 14:26

Esto no quiere decir que debamos tener mala voluntad en nuestro corazón hacia nuestros familiares, sino que nuestro amor a Cristo debe de ser tan denotado que en comparación, todos los demás afectos parezcan odio. De hecho creo que la parte más difícil de ese pasaje es “y aún su propia vida”. El egoísmo y amor propio es algo de lo más difícil de eliminar.

2. Una negación del Yo

“Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo…”
La Negación del Yo no es lo mismo que la abnegación. Esto último significa privarse de algunas comidas, placeres o posesiones. La negación del Yo es una sumisión tan completa a Cristo, que el Yo no tiene derechos ni autoridad alguna. Me explico… significa que debemos entender, saber y actuar sabiendo que nuestra felicidad depende no depende en lo más mínimo de las coas que puedan suceder exteriormente, sino de su voluntad.

3. Elección deliberada de la Cruz

“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” Mateo 16:24

Tomar la cruz no se refiere a una enfermedad física o angustia mental, estas cosas son comunes a todos los hombres. La cruz es un camino escogido deliberadamente. Es el ir en contra de esa corriente del mundo. Apartándose de los malos caminos y tomando los correctos por decisión propia, sin importar el pensar de los demás.

4. Una vida invertida en Cristo
Esto se puede resumir en una vida de obediencia a la voluntad de dios, una vida de servicio desinteresado a los demás, una vida de paciencia y tolerancia antes los graves errores. Mansedumbre, bondad, fidelidad, devoción… frutos del espíritu para acabar pronto.

5. Un amor ferviente por todos los que pertenecen a Cristo
“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, su tuviereis amor los unos con los otros” Juan 13:35

Este es el amor que considera a los demás como mejores que uno mismo. Este es el amor que cubre multitud de pecados. Este es el amor que es sufrido y es benigno; no es jactancioso, no se envanece, no es injurioso, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor, todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta (1ª. Corintios 13:4-7)

6. Permanencia continua en su Palabra
“Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos” Juan 8:31

El verdadero discipulado se caracteriza por la estabilidad. Es fácil empezar bien y lanzarse adelante a un deslumbramiento de gloria. Pero la prueba de la realidad del discipulado es la resistencia hasta el fin. “Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios” (Lucas 9:62) La obediencia ocasional a las Escrituras no sirve. Cristo desea que los que le siguen lo hagan obedeciendo en forma constante y continuada.

7. Rechazo de todo por seguir a Cristo
“Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo” Lucas 14:33

Esta es, tal vez, la menos apreciada de las condiciones de Cristo para el discipulado, y se podría probar que es el texto menos apreciado de la biblia. Los teólogos y entendidos pueden dar mil razones para probar que el versículo no quiere decir lo que parece decir, pero los discípulos sencillos lo reciben con ardor, aceptando que el Señor Jesús sabía lo que quería decir. ¿Qué quiso decir con renunciar a todo? Significa el abandono de todas las posiciones materiales que no nos sean necesarias y que se puedan usar en la extensión del Evangelio.

El que renuncia a todo no se convierte en un despreocupado holgazán. Trabaja arduamente para proveer las necesidades comunes de su familia, de sí mismo. Pero, como el fin de su vida es extender la obra de Cristo, invierte en el trabajo del Señor todo lo que sobrepase sus necesidades y deja el futuro en las manos de Dios. Aquí hay que entender que no nos podemos ir al extremo, tenemos la obligación de sostener a nuestra familia y a nosotros mismos santamente, brindando lo necesario para su alimentación, educación, salud… claro que podemos comprar coche, claro que podemos comprarnos ropa, pero el tener más coches de los necesarios u ostentosos son cosas que claramente nos pide nos abstengamos. Joyas exuberantes, obsesión por las marcas de ropa, etc.
¿Fácil? No, para nada, de hecho nunca nadie ha dicho que sea fácil, al contrario, es más fácil el camino ancho pero lo que sí es deleitoso y reconfortante.

Intenté poner en cada afirmación un texto bíblico para que al rato no sean “mis ideas” o “mis opiniones” las que digan que cosa es que. De hecho queda claro que el primero que se enjuicia escribiendo esto es uno mismo.


Acciones

Information

4 responses

6 07 2007
pedro

Hola Capellan; hoy tenemos un “problema” estimado hermano, todo es relativo.-
Se promete, lo que Jesucristo no prometió; por ejemplo se promete salud, cuando en ninguna parte del Evangelio, Jesucristo lo hizo; se promete bienestar económico, Jesucristo hablo de pobreza.
Como tú lo haz espresado; Jesucristo hablo de pagar un precio, ¿Quieres seguir a Jesús? Paga el precio.
Hoy se huye del compromiso, no somos ni sal ni luz, apenas si nos identificamos como “cristianos” tememos que nos pongan a la misma altura que aquellos que avergonzaron el evangelio.
Años atras, ser evangélico era un estilo de vida, hoy es como decir que eres hincha de un equipo de futboll o basquet.
¿Quieres ser discípulo? ¿Estás dispuesto a pagar el precio? creo que serían buenas preguntas para hacernos hoy.
Bendiciones Capellan.-

6 07 2007
capellan

pedro.. un gusto leer tus palabras… Amén

Bendiciones.

7 07 2007
Jaaziel

Magnífico escrito Capellan, para guardarlo.
Y claro, en este “evangelio de almibar” que nos quieren vender, estas palabras de Pablo debieran escandalizarlos:

“Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.
Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.
El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.” 2 Tim. 2.3-6

” ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.
Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.
Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,
sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” 1 Cor. 9.24-27

9 07 2007
capellan

El buen Jaaziel… siempre un gusto recibir tus comentarios.

Bendiciones y un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s