La Disciplina en la Iglesia / Parte I

28 06 2007

Esta es una serie de estudios acerca del delicado tema de la disciplina, salido de plática con hermanos, texto y artículo encontrado en internet… lo dividí en 4 partes para que no canse su lectura.

:::::::

Hay pocos temas más delicados para la vida de la iglesia que el tema de la disciplina. No tanto porque sea difícil de comprender, sino por la inmensa variedad de interpretaciones (o distorsiones) en la práctica del tema.

Es porque, como iglesia, se vive una tensión entre la necesidad de ser santa, pura, y la necesidad de amar, aceptar, perdonar.

Para las iglesias que ponen mucho énfasis en la aceptación, con facilidad se convierte en un “club” que acepta a todos y a todo.

Simplemente se adapta a la cultura que la rodea. En la mayoría de los casos, lo que la sociedad acepta, ellos también aceptan. Pero al hacerlo, dejan a un lado el llamado del Señor hacia la santidad. El reto principal de Pablo contra la iglesia de Corinto, en su primera carta a esa iglesia, en el capítulo 5 (el caso del hombre que vivía con su madrastra), no sólo tenía que ver tanto con el pecador, sino con la iglesia porque ésta no había disciplinado a ese hombre.

Doy, lo que son para mí, ejemplos de los dos extremos.

Primero,  tenemos en este caso a una señorita que bailó con el novio en la fiesta de casamiento de su hermana. Su iglesia le impuso un castigo fuerte. Difícilmente podemos justificar bíblicamente la posición de la iglesia.

Segundo, Por otro lado tenemos como ejemplo el caso donde el hijo de cierto predicador, ya casado, tuvo relaciones sexuales con una prima y después intentó suicidarse y cierto hermano tuvo que convencerlo de no suicidarse, el no avisar a la Iglesia para que no se junten con él es una clara muestra de no obedecer las pautas bíblicas, y de contravenir el pecado de hacer acepción de personas. So pretexto de: “hay que amarlo” y aparte la reputación de él y de su papá “el predicador” sería “perjudicada” por los requisitos bíblicos de diácono (gr. diakonos: servidor) Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez… 1 Ti. 3:8.
Dos extremos que dañan seriamente a la iglesia.

El equilibrio entre estos dos extremos es; la disciplina bíblica correctamente aplicada. Enfatizo la palabra “correctamente” porque en demasiados casos la disciplina que se aplica tiene poco que ver con las pautas bíblicas. Pero vamos a eso luego.

Razones
Son notorias dos razones del por qué de la disciplina es un tema que la iglesia tiene que comprender y aplicar.

1. Porque la iglesia de Dios es un templo santo. Ahí vive el Espíritu de Dios, el Dios Santo. Tal como el Señor exige que cada uno de nosotros sea santo (1 Pe 1: 16), de igual manera espera que su iglesia también ande en santidad.

Pero la iglesia es gente. Una de las características de la santidad es la pureza. Si tenemos un litro de agua pura, y cae una pizca de polvo, ya no es pura. Si la iglesia anda bien, en obediencia a Dios, pero un miembro persiste en pecado, la iglesia ya no es un templo santo… a menos que se aplique el proceso de la disciplina bíblica.

La tendencia de fingir que los problemas no existen (de los que todo el mundo conoce), produce un tremendo daño a la iglesia. Creo que aquí se aplica bien la advertencia de Pablo en Efesios 4:30: “No hagan que se entristezca el Espíritu de Dios…”.

2. La disciplina es necesaria porque la iglesia es un cuerpo. Y como bien explica 1 Corintios 12:26, si un miembro de la iglesia sufre, todos sufren. ¿Qué significa eso?

Significa que si hay un hermano enfermo espiritualmente, toda la iglesia sentirá un malestar. Y si no se cura esa enfermedad local, todo el cuerpo sufrirá. Hay congregaciones que viven por muchos años con las heridas y cicatrices de un problema que no confrontaron a su debido tiempo, o nunca lo hicieron.

Naturaleza de la disciplina
Antes de entrar en los detalles acerca de la disciplina bíblica, quiero destacar dos aspectos de su naturaleza.

Primero, disciplinar es amar.
Y ¿qué es amar al disciplinado? Es buscar el bienestar mayor de la persona infractora. Y esto implica que si esa persona se está dañando a sí misma o a otros, amarla es ayudarle a corregirse. La iglesia que no disciplina a los que persisten en el pecado no solamente se hace daño a sí misma, sino también a la persona errada. Amar es AYUDAR al pecador a SALIR del error, a HUIR del pecado, a RESTAURAR su santidad en Cristo. Para esto es necesario hacer un seguimiento y NO dejar en el olvido al pecador disciplinado y menos rehuirle como si se tratara del mismo diablo.

Segundo, aspecto de la naturaleza de la disciplina es que su propósito nunca debe ser sólo “castigar”. La disciplina bíblica siempre busca sanar.

Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. Hb. 12:8.

Vamos a pensar en dos casos hipotéticos pero posibles.

Juan, hombre casado con una linda familia, cae en una relación adúltera con su secretaria. Cuando su esposa se entera, habla con el pastor de la iglesia. El pastor intenta aconsejar a Juan, y mostrarle su error. Pero Juan no quiere saber nada. Y dice –“He orado mucho acerca de esto, y creo que es Dios quien creó esta relación. He encontrado la verdadera felicidad…” La negación de Juan de considerar su situación, arrepentirse, y pedir perdón a Dios y a su esposa exige que la iglesia dé paso al proceso de disciplina.

Pero supongamos que Juan reconoce su error. Renuncia a su relación ilegítima, pide perdón a su esposa. Y va hasta el extremo de pedir perdón públicamente a la iglesia. ¿Cómo debe responder la iglesia en este caso?

Pues, el Señor mismo nos da la respuesta. ¿Cuántas veces debemos perdonar a nuestro hermano, y perdonarlo de corazón? Ya sabemos la respuesta (Mt 18:35). O como afirma Pablo: “De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros” (Col 3:13).

Bíblicamente NO tenemos facultad para disciplinar a un hermano que peca pero que se arrepiente. La disciplina es para el que NO se arrepiente.

Un ejemplo claro de esto lo vemos cuando el apóstol Pedro niega a su Señor tres veces y a escasos días de Su resurrección le encomienda el cuidado de Sus ovejas.


Acciones

Information

12 responses

28 06 2007
Nico

Buena letra hermano. Que el Señor le bendiga mil veces más.
lo invito cordialmente a panesypeces.blogspot.com
saludos

28 06 2007
pedro

Hola capellan, ¿cómo estas?.-
Los ejemplos dados, son buenos, pero hay un dicho por estas tierras: “que si te quemas con leche, ves una vaca, sales corriendo”
Uno de los mayores problemas hermano, es que si se viven criticando unos a otros, ¿Cómo le vas ha convencer a Juan, para que pida perdón a la iglesia?.-
Genericamente, consideramos grabes a los pecados sexuales, y no juzgamos con la misma medida el chisme ó la mentira.-
Juan pecó, pero su esposa ¿no pecó primeramente contra él, al negarle la “honra” que como esposo merecía?.-
Hermano, esto de la diciplina, es dificil; mucho más cuando hay verdadero arrepentimiento y sometimiento, genericamente hay abusos, y dejan heridas muy dolorosas.-
Jesucristo a la mujer adúltera le dijo: “ni yo te condeno, vete y no peques mas”
En la época del NT, los jueces eran los doctos de la ley mosaica; la Palabra dice: “que el amor cubre multitud de pecados”; el verdadero amor confronta, pero no juzga, cura pero no hiere; y como dice Santiago 5: 19 a 20 “Hermanos míos, si alguno de ustedes se extravía de la verdad, y otro lo hace volver a ella, recuerden que quien hace volver a un pecador de su extravío, lo salvará de la muerte y cubrirá muchísimos pecados.”
Bendiciones.-

28 06 2007
capellan

Estimado Pedro… gracias por tus comentario… creo igual que tu que en la misma lista de pecados escandalosos también condenan la mentira y todo eso, de lo demás te pediría cheques el resto (que son 4) para formar una idea más adentro, porque si se toca eso de que el chiste de la disciplina es restaurar y ayudar y no hundir mas a la persona.

Bendiciones

29 06 2007
leo_on

es interesante tu apreciacion… “no disiplinar a quien se arrepiente”, en todos los casos cercanos e visto que disiplinan a quienes se arrepienten y aveces no disiplinan a quienes no se arrepienten, como decimos aqui, aveces “los bajan” perto aveces ni eso.

Por otro lado usan mucho algunas frases para “protejer el testimonio” de algun ministro cuando peca el o alguien de su familia

“la ropa sucia se laba en casa”

“Dios perdona el pecado pero no el escandalo”

“no diremos nada parta no dañar su ministerio”

“no levanteis la mano contra el ungido”

etc…

de tal suerte que parece que ser musico, predicador o estar en alguna posocin da un estatus como de poder portarse mal si no se hace en lo publico.

Saludos.

29 06 2007
capellan

leo_on… así es… y eso es una locura porque entonces Dios deja de bendecir esa obra.

Con lo que dices de que al que se arrepiente no hay que disciplinarlo, también puedes agregar el… ¿cuánto tiempo tarda Dios en perdonarte? NADA, segundo, siempre y cuando sea genuino tu arrepentimiento, y eso es lo que el Pastor debe de poder evaluar para disciplinar a alguien o no.

Mañana la segunda parte de este estudio
Bendiciones

29 06 2007
dspjovenes

brother, esto es fuego, esperando la segunda parte, jejeje

30 06 2007
30 06 2007
Daniel

Un tema difícil
En Argentina, en los viejos tiempos, se aplicaba la disciplina, que básicamente consistía en un castigo social y en un avergonzamiento público.
Hoy en día, las leyes y las nuevas costumbres, han cambiado la tradicional disciplina por “períodos de restauración” casi o del todo secretos.
¿Cual método es mejor o más adecuado a la Gracia y los mandamientos de Cristo?
Todavía no lo sé. Te sigo leyendo

Un abrazo
Dany Dañeiluk
http://www.biografas.blogspot.com (El Ojo Protestante fue desactivado)

2 07 2007
4 07 2007
La Disciplina en la Iglesia / Parte IV « Capellan… Blog Cristiano

[…] Parte I | Parte II | Parte III […]

4 08 2007
Mateo López C.

Gracias hermano por Simplificar lo que normalmente es complicado de decir. Tengo mucha afinidad en su perspectiva de la disciplina y creo firmemente que Dios nos ha puesto para ser hermanos y compañeros en este peregrinar por el mundo y no por jueces para castigar a nuestros semejantes, y también que nuestro enemigo es el Diablo y no nuestros hermanos que caen en sus trampas. Gracias otra vez, Su Hermano Mateo López C. de Córdoba Veracruz México. Quiero sugerirle que en un próximo, nos hable de la restauración de un hermano que ha caído y si ha arrpentido y de uno que no, y ha sido disciplinado.

26 02 2008
david

hola hermanos Dios les bendiga nadamas para hacer uncomentario sobre ua diciplina que se me fue aplicada en mi iglesia
yo era el lider de jovenes y tenemos tres maesteo dos de ellos sonparientes del pastor la hija y el esposo de ella ellos acaban de iniciar u min isterio de campamentos que es fuera de la iglesia
y en la iglesia hacemos campamentos pero desde su inicio del ministreio de ellos el pasor ya no deja hacer mas que los de ellos y nosotros hicimos uno con la autorisacion delpastor y todo bien pero como los jovenes de la iglesia no fueron al de ellos el pastor se molesto y dijo que yo habia puesto en contra de ellos atodo los jovenes para queno fueran a su campamento a parte de que casi nadie les agrada por su caracter y nunca se acercaron para decirme que estaba mal solo sitaron aauna reunion para decir que estaba difamando que andaba poniendo en contra alos jovnes y y haciendo diviciones y me dijeronque tengo que mostrar buetestimonio para que me otorguen mi diciplina estoy en obcervacion y luego veran sime diciplinan ojala y puedan ayuarme parapoder entender por quepasan estas cosas les deceo muchas bendiones y que e señor les sigga lenando de bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s