¿Sermones de Estufa?

21 06 2007

Últimamente asistiendo a diferentes tipos de congregaciones, todas ellas cristianas claro está, me he dado cuenta que por lo regular un común derivador es que cuando el Pastor va a empezar el sermón casi siempre dice: “Anoche estaba pensando que predicar el día de hoy cuando Dios me habló”

Antes que otra cosa aclaro que creo en las revelaciones, creo en la influencia del Espíritu Santo y en todas esas cosas, pero es que se me hace curioso como esperan hasta 10 minutos antes del sermón para prepararlo o esperar que “Dios les hable”. Otra vez, a veces puede pasar pero para que Dios te hable así no es para predicar del diezmo o para predicar cualquier cosa, si esa revelación llegara 10 min antes del sermón al menos espero que todos caigamos al suelo con esa palabra o que salgamos en extremo bendecidos. Una chiripiorca de menos y una 15 hermanas llorando. Ya de paso uno que otro profetizando.

Creo realmente que se ha formado un mal hábito, mala costumbre o como le quieran llamar de lo que el sermón es.

El Pastor se supone que debe de ser la persona que cuida y conoce a sus ovejas, el que sabe de qué lado cojea cada una de ellas y en general la congregación, es el que tiene el tiempo, el ritmo y está, o debería de estar, calibrado según el corazón de Dios, es el que está atento también a las cosas de afuera, a noticias, tiempos, movimientos, del mundo en general. Digo, ese es su trabajo y vocación.

Basado en eso, creo que debería de tener un plan para predicar, una línea que seguir, un orden que lleve a un fin, así como a veces se hacen campañas de salvación en lugares apartados y se llevan los estudios y hasta los cantos adecuados para ese fin, así debería de ser cada semana, una serie de estudios que tuvieran un fin, no sólo en ocasiones especiales.

Además de todo eso, y como bien dice también Joel en su Después del Domingo, el sermón se ve mermado por tantos anuncios, colectas, ofrendas, diezmos y un sin fin de cosas que lo único que viene a hacer es quitarle importancia y tiempo al sermón. Creo que bien la ofrenda y el diezmo deberían de tener un lugar especial en donde cada quien va y lo deposita, así de paso quitan la humillación en público del que no tiene la posibilidad de dar. Creo que esas son cuentas personales. Y con todo respeto, hay hermanos que se la pasan dando el mismo testimonio todos los domingos y eso quita también más tiempo al sermón.

A parte muchas veces, por no decir siempre, los cantos no tienen nada que ver con lo que se va a predicar, la prédica se va a tratar de el amor en la familia y los cantos son “los carros de faraón” y “las avispas” de Juan Luis Guerra. Claro que entiendo que también es para que el pueblo alabe a su Dios, pero ¿a poco de tantas alabanzas que hay ninguan le queda al tema que se va a predicar ese día? Tal parece que fueran 2 cosas diferentes cuando la alabanza aparte de alabar es para ser ministrador por Dios y prepararnos para lo que se va a decir.

A lo último también se arman pláticas y mensajes y muchas cosas, cuando realmente se debería de estar “solemne” o sobrio para meditar lo que se ha predicado. Y es que se supone que a eso vamos, a escuchar un mensaje para aplicarlo en nuestra vida.

En fin, es mi opinión, y no generalizo, pero creo que en muchos lados se ha convertido más en liturgia que en mensajes poderosos, refrescantes, llegadores y que impacten a impíos y a iglesia. A lo mejor lo hemos empezado  a tomar como “el paseo de los domingos”. O ya copiamos el párate, siéntante, canastista, primera lectura.. ya nada más nos falta copiar lo de formarnos para la hostia.

Estoy convencido de que los sermones o prédicas tienen que ser preparadas días antes, acompañadas de reflexiones pero sobre todas las cosas de oración específica sobre el tema, no refugiarse en la experiencia, el conocimiento, la elocuencia al hablar o cualquier otra cosa externa.

Sólo Dios es el que da la Gracia para que el mensaje lo entiendan niños y adultos, convertidos y no convertidos. Lo demás es palabra muerta que entra por un oído y sale por el otro.


Acciones

Information

12 responses

21 06 2007
Jaaziel

Yo creo que ha de ser mas en un “fluir”, dices:

“Estoy convencido de que los sermones o prédicas tienen que ser preparadas días antes, acompañadas de reflexiones pero sobre todas las cosas de oración específica sobre el tema, no refugiarse en la experiencia, el conocimiento, la elocuencia al hablar o cualquier otra cosa externa.”

Cuando dice la Palabra que Pablo estuvo enseñando “desde la mañana hasta la noche”, no me imagino a Pablo, tomando unos apuntes, haciendo un esbozo, preparando un “sermón”.
Creo que el “Culto” tal y como lo conocemos es un “invento” reciente, como el “sermón” esa “pieza” que se inserta y que en “ningun caso” debe dura más de 1 hora, porque sino los hermanitos se aburren.

Creo que la enseñanza, la predicación de Pablo, de Pedro, de los Apostoles era más un fluir de sabiduria que viene de Dios, guiada por el Espiritu Santo, y que desgraciadamente tiene poco que ver con nuestros “encorsetados” sermones.

Un abrazo fraterno

21 06 2007
dspjovenes

Fijate que ya habia pensado en eso, peor no sabia como plantearlo, me gusta tu idea, y estoy e acuerdo en que la predicación debe de prepararse con tiempo y oración, aunque tambien Dios puede cambiar las cosas y rebelar palbra incluso antes de ponerse en el pulpito, creo que todo es valido, sin embargo, tambien es de cuestionarse el que se diga que Dios revelo algo, la noche anterior o minutos antes durante 5 domingos seguidos, eso creo que es misericordia de Dios hacia la congregación, ya que el pastor no se preparo bien antes.

En fin, un tema algo delicado creo yo, en cuanto a lo del fluir, estoy de acuerdo, sin embargo en ese tiempo el evangelio no estaba escrito, aparte, Pablo era un doctor de la ley, fariseo, era letrado, caso contrario de Pedro y los demas apostoles, y definitivamente si creo que Pablo se preparaba tanto en oracion como en letras para decir lo que hiba a decir, y creo eso ya que del nuevo testamento mas de la mitad lo escribio el, no es casualidad creo yo, la manera en que se expresa y enseña, muestran una preparación previa.

21 06 2007
Antonio O

Es hasta cierto punto preocupante el hecho de que haya pastores que el domingo por la mañana recurren a su libreta de apuntes pasados o a libros con sermones previamente preparados en busca de un sermón para predicar. Creo que esa frase que comentas de “Dios me habló” se ha convertido mas en un cliche cristianoide para “espiritualizar” algo que carece del Espíritu y la prescencia del Omnipotente.

Un tema relacionado con esto y que es por demás alarmante, es ver como el mensaje se ha ido adaptando a los receptores (en este caso a la congregación) cuando los que deberían adaptarse al mensaje somos nosotros, como mencionas es la gracia de Dios la que se encarga de hacer que el mensaje sea digerible y ameno para todos, no la preparación en base a reflexiones provenientes del internet o chistes de temática cristiana. Es por eso que muchos “centros de alabanza” se han convertido más en salones de baile con grandes pistas que en lugares de adoración, pos eso es que los que deberían ser llamados sermones se han convertifo en “breves reflexiones” carentes de contenido sólido.

y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.
1Co 2:4-5 RV60

22 06 2007
Silvia Cru

Pus que iglesias visitas?? je je je
no, no es nada en contra de ninguna iglesia ni denominacion, pero si existen quienes abusan del Dios me hablo, al igual que otras que se van a los extremos de no permitir que Dios realmente hable algo fuera del orden que ellos ya han establecido…
Los predicadores tenemos una gran responsabilidad, damos el mensaje que de Dios para el pueblo, y eso implica no solo dias, incluso semanas de preparacion… por eso tambien comprendo que para muchos pastores debe ser dificil predicar tres veces o mas en un solo fin de semana, sumado al trabajo de pastorear a las ovejas…
Nada mas pensemos en eso… la responsabilidad de la iglesia no cae solamente en el pastor, sino en todos los que la formamos..

23 06 2007
El Perro

He tenido la oportunidad de predicar desde los 17 años, (el primer mensaje que prediqué fué en la Sierra Tarahumara y duró cinco minutos)…
Desde entonces con temor he pasado al frente , procurando preparme cada día para lo que compartiré…
He compartido el sermón estructurado y preparado homileticamente y en otras ocasiones aún con mis apuntes en medio de la Biblia el Señor me ha mostrado su voluntad para hablar otra cosa (en la que posiblemente estuve meditando a través de la semana)…
Jaaziel tiene razón al decir que los cultos (y los sermones) como los conocemos, realmente son recientes, últimamente he experimentado con la posibilidad de conversar más que “predicar”, es decir tengo mis apuntes (generalmente sobre un mismo pasaje o libro durante algunas semanas) y voy compartiendolos… pero con la posibilidad (e intención) de ser interrumpido, cuestionado y enriquecido con las participaciones de mis hermanos (tengo que confesar que esto es posible porque la iglesia en que colaboro es pequeña)…

Como tu, creo que el pastor debe tener una preparación previa al compartir… una meditación profunda de la palabra y una comunión constante con Dios a través de la oración… sin embargo creo que cada creyente debería tener la posibilidad de prepararse de la misma forma… después de todo las reuniones deben ser para la edificación unos de otros y sé que hacemos los unos pero, ¿Qué estamos haciendo los otros?

24 06 2007
capellan

Ya de vuelta, estaba fuera de la ciudad… pues sí, coincido con todos.. ah que ecuménico regresé, no pero lo que pasa es que creo que hay uniformidad de criterios… finalmente sea Pablo, Pastor, Predicador o lo que sea necesita la dependencia del estudio, oración y ratos con Dios.

Sí existen las iluminaciones y Palabras especiales pero no debe de ser el constante en la vida del que predica.

Y más de acuerdo no podría estar con El Perro… creo que no es solo la responsabilidad del que lo da sino también del que lo recibe… que esté también calibrado y apto para recibir… bien por esa.

Para mi…
Predicar… dar una palabra fuerte, para arrepentimiento, pero predicada con ese dejo de celo

Enseñar… dar un estudio para que se entienda, con tiempo, con método de explicación

Creo que cada uno tiene su porque y su momento.

Bendiciones.

26 06 2007
Carla

En mi opinion, creo que has ido a la diferentes congregaciones cristianas predispuesto a criticarlas y a encontrar algun defecto. Como lo escribio en su primera oracion:
“Últimamente asistiendo a diferentes tipos de congregaciones, todas ellas cristianas…” Siempre creo que se debe descatar lo mejor. Creo que si vas con esa perspectiva, de que otro pastor encontraras que tuvo revelacion divina el dia anterior, para criticarlo. Por supuesto que no vas a recibir nada espiritualmente.
Si hay algun defecto, hay que ponerlo en oracion.

26 06 2007
capellan

Hola Carla.. gracias por tu comentario, que si, en parte puede ser eso, el no estar acostumbrado a un tipo de sermón, pero para ampliarte el panorama no menciono que vaya de una en una y solo escuche un sermón, me refiero a lugares que frecuento, si hablara de los de una sola vez en primera sería injusto y en segunda serían más las cosas qeu pondrí, jajaja.

No le quito valor a lo que dices, pero creo que el mio no es el único comentario que se externa en ese sentido y es una realidad, creo que también ya pasó el tiempo de ver errores y solo orarlos y hacer como que nada pasa, es necesario demandarlo y hacerlo ver CON LA FINALIDAD de que esto cambie.

Bendiciones

16 07 2007
George Barrera

Estoi de acuerdo contigo, y esque muchas veces este tipo de cosas suceden, la verdad en mi Iglesia jamas he escuchado a mi pastor decir eso, pero en otras Iglesias si.
Y es que, es como tu dices, para dar un tema se necesita de una preparación en oración y asta en ayuno, para que el mensaje no solamente tenga razonamiento del pastor, sino la unición del Espiritu Santo, sobre todo porque la predica debe ser como Dios te dice, y el Señor sabe las necesidades de la Iglesia en que se predica, me parece que aveces como tu dices es un mal habito pero muy feo, y aunque es cierto que Dios en algunas ocaciones quita nuestros planes para poner los suyos, no siempre da un tema de ultimos 10 minutos, y muchos pastores como no se prepararon ponen de excusa que Dios les revelo de ultima hora, eso ya esta mal.
Si vamos a dar un tema a la Iglesia que es el cuerpo de Cristo, debemos darselo como Dios quiere.

Paz a ti, Dios te Bendiga.

PD. muy bueno tu Blog =)

16 07 2007
capellan

Gracias George por tus comentarios…

Bendiciones.

1 10 2007
Jesurun

Hola!

Es una enorme bendición encontrar un blog como este, comparto la opinión de ustedes, creo que hay sus momentos, curiosamente el jueves pasado me paso algo así, tenía ya mi estudio preparado y estaba listo para subor al púlpito, pero Dios me hizo sentir que debía dar un tema diferente, yo no supe como, solo recuerdo que simplemente abrí mi biblia y cuando me dí cuenta, ya estaba yo predicando. No es que no viniera preparado pues en este momento estamos impartiendo mi pastor y yo un c¡breve curso sobre discipulado los jueves, pero simplemete sentí esa necesidad de abordar un tema que realmente era necesario.

Por supusto, han habido ocasiones en que tengo mi sermón preparado con días de anticipación, incluso durante la escuela dominical tomo a veces parte de ese material para estudiarlo más a fondo y estructurar un buen sermón. Yo creo que simplemente Dios es el que hace las cosas y él es que nos hace sentir como y cuando.

Por supuesto, no niego que si me ha pasado lo que se menciona en este artículo y claro que he doblado mis rodillas y le he pedido perdón al señor por cometer semejante error, a veces las tareas diarias lo consumen a uno demasiado y como que hacemos tantito de lado el estudio bíblico, pero debemos seguir orando y esforzandonos.

Reciban un saludo

20 05 2008
Francisco

Solo una nota para recomendarles el libro titulado:
Predicando Con Frescura.
Autor: Bruce Mawhinney.
Porlogo por: Jay Adams.
Editorial portavoz.

Dicho libro, creo, sera de gran bendicion a muchos predicadores que tengan mucho o poco tiempo en el ministerio de la predicacion.

Es un libro interesante, es presentado en forma de novela, su lectura es amena y divertida, los principios que en el libro se exponen ayudaran al pastor, predicador, evangelista a presentar a su congregacion un mensaje mas refrescante y eficaz.

Bendiciones!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s